Inicio CDMX Mercado del Trueque: para reducir la generación de basura

Mercado del Trueque: para reducir la generación de basura

60

¿Qué es el Mercado de Trueque?

Para reducir la generación de basura e impulsar a productores locales, se puso a disposición de la ciudadanía el Mercado de Trueque, donde tus residuos inorgánicos son recolectados y enviados a reciclar para que puedan ser aprovechados. A cambio de ellos recibes puntos verdes, con los que puedes adquirir alimentos frescos cultivados localmente.

Este novedoso programa de educación ambiental tiene la finalidad de mostrar a los ciudadanos de manera tangible y directa como los residuos que generamos pueden convertirse en materia prima; es decir, que si los separamos adecuadamente, aún tienen valor.

El Mercado de Trueque es una oportunidad para que nosotros los ciudadanos aprendamos a acopiar y separar adecuadamente, pero sobre todo, a entender que al hacerlo se minimiza la cantidad de residuos que se entregan al camión de la basura.

¿Cómo funciona?

El Mercado de Trueque consiste en intercambiar papel, botellas de vidrio, cartón, latas de aluminio, PET, tetrapack y electrónicos, por productos agrícolas locales. Es muy sencillo participar: acude con tus residuos separados y limpios, canjéalos por puntos verdes y elige los alimentos de temporada que más te agraden, como lechugas, nopales, espinacas, jitomates, quesos, moles o plantas. Para que más personas se beneficien, el máximo de residuos permitido por persona es de 10 kg y el mínimo 1 kg.

¿Cuándo y en dónde?

El Mercado de Trueque se realiza el segundo domingo de cada mes en un horario de 8:00 a 14:00 horas, o hasta agotar existencias; se realiza en distintos puntos de la ciudad. Revisa el calendario.

¿De dónde provienen los productos agrícolas?

En el sur de la Ciudad de México, existen alcaldías políticas que conservan su vocación agrícola en el Suelo de Conservación: Xochimilco, Tláhuac, Milpa Alta, Tlalpan y Magdalena Contreras. El Mercado de Trueque fomenta la producción y el comercio de productos agrícolas locales, además de crear conciencia sobre su importancia. Por ejemplo, las hortalizas provienen de San Luis Tlaxialtemalco y San Gregorio Atlapulco; los moles y adobos de San Pedro Atocpan; los dulces cristalizados y el amaranto de Santa Cruz Acalpixca, todos ellos pueblos originarios de la CDMX.

Al consumir productos locales se evitan grandes traslados de mercancías, reduciendo tanto el combustible como los sistemas de refrigeración, disminuyendo así la huella de carbono. Además, se fomenta el comercio justo, de temporada, con técnicas tradicionales, y se mantienen productivas las chinampas y tierras agrícolas del Suelo de Conservación de la Ciudad de México.

Unamos esfuerzos y contribuyamos con este primer paso para cuidar el medio ambiente.

Más información en: Mercado del trueque

Comentarios

comentarios