Inicio México El país del mundo que más agua embotellada consume es México

El país del mundo que más agua embotellada consume es México

155

Entre el 71 y el 98% de la población de México consume agua embotellada. A pesar de que esto supone un costo mayor para las familias mensual, se consolida y crece el uso del agua embotellada en nuestro país. La desconfianza por la calidad del agua, la escasa transparencia en la información sobre el suministro y los intereses creados por las grandes empresas embotelladoras provocan que estemos condicionados por el agua embotellada.

El periódico El Universal dió a conocer un dato muy relevante sobre el consumo de agua: el 71% de la población prefiere consumir agua embotellada, aún cuando sea un costo del 39% más alto que si se optara por el agua de la llave. Otras fuentes, como un estudio de Kantar Worldpanel elevan el porcentaje de familias que consumen agua embotellada hasta el 98%. Se revise una u otra estadística, la realidad es que el consumo de agua embotellada es muy elevado, incrementando los costos y los residuos.

Las familias que beben agua directa de la llave en México tienen un gasto mensual de 126 pesos, mientras que los núcleos familiares que recurren al agua embotellada pagan mensualmente unos 175 pesos.

Los recursos hídricos en México

Disponemos de una red hidrográfica total de 633.000 kilómetros, con unos 50 ríos cuyas cuencas ocupan el 65% del territorio. Según un informe de la Comisión Nacional del Agua, el 60% de estas aguas fluviales está contaminado. El clima del país es árido y semiárido, con lluvias anuales de unos 500 mm. El sur, sin embargo, es más húmedo, con lluvias de 2.000 mm anuales.

Con estos datos podemos imaginar que la mayor parte de las demandas se satisfacen con aguas subterráneas. Cerca del 40% de éstas se abastecen con agua de los acuíferos, según un informe de la OECD.

¿Es mala la calidad del agua?

La causa principal por la que se debe el consumo de agua embotellada, es principalmente la desconfianza de la ciudadanía sobre la calidad del agua que sale por las tuberías. Este pensamiento se asentó a partir de dos hechos: un brote de cólera en la década de los 90, con más de 300 afectados por el consumo de agua de río, según publicó El País, y el terremoto de intensidad 8,1 grados en la escala Richter, que en 1985 afectó a gran parte del país.

A pesar de algunas reparaciones a las conducciones afectadas, no se dieron a conocer a la ciudadanía, algo que acrecentó la desconfianza. Tampoco ayuda que la gestión de las aguas residuales es ineficiente, vertiendo agua con altas concentraciones de mercurio, arsénico, cadmio, benceno, entre otros. La ciudadanía tiene poca confianza en el agua de de la llave por mala calidad.

Aunque la calidad del agua en México no es la más óptima, tiene un mayor peso la desinformación y la cultura instaurada del agua embotellada

Existe muy poca transparencia sobre la gestión que se hace del agua. De lo poco que se sabe, hay el dato que en México la mayoría de las conducciones para transportar el agua están hechas de amianto y que la calidad del agua subterránea es pobre, debido, sobre todo, a la sobrepoblación. Según informó el periódico The Guardian, en un 18% del territorio mexicano hay localidades que tienen que esperar varios días para disponer de agua para una o dos horas.

Un gran negocio

Ante esta situación, tres grandes empresas se reparten el negocio del agua embotellada en México. Danone, Coca-Cola y Pepsico concentran el 82% del mercado de agua embotellada en el país.

Se estima, además, tal y como informó la BBC en una noticia, que los hogares del país destinan entre un 5 y un 10% de su sueldo en comprar agua embotellada. El negocio del agua embotellada en México da importantes beneficios. Según la revista Forbes, y con datos de 2015, las ventas de agua embotellada oscilan alrededor de los 13.000 millones de dólares.

En el estado de Chiapas, la extracción de agua con fines comerciales provocó el agotamiento de los recursos subterráneos
A partir de aquí uno se plantea muchas dudas. Bonafont, por ejemplo, es el agua embotellada que la multinacional Danone comercializa en México. Extrae el recurso, principalmente, en el Valle de Toluca y también a través de diversas plantas repartidas por todo el territorio. Ante esta situación, sorprende que los recursos hídricos de México se encuentren en mal estado pero que esto no pase con el agua que se comercializa.

A su vez en el estado de Chiapas, en la ciudad de San Felipe Ecatepec, Coca Cola extrae el agua para comercializarla. Hace un año, tal y como informa el medio británico The Independent, la masiva extracción de agua subterránea provocó el agotamiento de los recursos, obligando a la ciudadanía a recurrir al agua de la llave.

Fuente: www.iagua.es/blogs

Comentarios

comentarios